7330457646_3343e2f204_zEn los últimos tiempos una nueva “oleada” de sustancias e ingredientes cosméticos han acaparado el protagonismo de la cosmética capilar y de muchos de los tratamientos destinados a mantener un pelo bonito y sano. La irrupción de la queratina supuso un auténtico boom, y ahora es un componente que ha triunfado en el campo de los productos de belleza facial –especialmente los antiedad- el que se está revelando como una auténtica cura de reparación para los cabellos más castigados: el ácido hialurónico para el pelo.

Esta sustancia es un componente básico del cuerpo humano. De hecho, se trata de una proteína presente sobre todo en la piel, pero también en la cara, los cartílagos, los huesos, los vasos sanguíneos, el cordón umbilical, etc, y de la que se podría decir que actúa como un auténtico guardián de la hidratación del organismo.

Y es que la gran baza del ácido hialurónico es su impresionante capacidad para absorber grandes cantidades de agua, almacenando la humedad (se estima que un gramo de ácido hialurónico puede absorber hasta tres litros de agua). Esta función de esponja funciona a la perfección hasta aproximadamente los 25-30 años, momento a partir del cual la producción de esta proteína comienza a ser menor, lo que trae consigo una pérdida de la hidratación de la piel, causa directa de los tres enemigos principales de la “tersura facial”: la sequedad, la flacidez y, finalmente, las arrugas. Las zonas del cuerpo en las que esta ralentización de la producción del ácido hialurónico se hace más evidente son las manos, el cuello, el rostro y el escote.

El ácido hialurónico incorporado en las formulaciones cosméticas tiene como objetivos combatir la flacidez cutánea, devolver la hidratación y la firmeza perdidas a las pieles más mustias y prevenir el envejecimiento, con unos resultados visibles a corto plazo. En cuanto a la utilización del ácido hialurónico para el pelo, su principal beneficio es el elevado nivel de hidratación que proporciona a la estructura capilar, compensando los efectos negativos producidos por el sol, lo factores medioambientales, los tratamientos agresivos y otras circunstancias que producen la pérdida de agua en el cabello y que, a su vez, dan lugar a rotura, sequedad, pérdida de brillo y de color, etc.  Además, la mascarilla de ácido hialurónico, uno de los productos Svenson,  ha demostrado ser un excelente protector frente a la radiación solar: si se deja sobre el cabello mientras dura la exposición al sol, sus activos hidratantes actúan como un auténtico escudo protector frente al daño que el sol y otros factores ambientales producen en la cutícula.

Por tanto, para mantener un pelo bonito es muy interesante conocer las propiedades y los beneficios de los nuevos ingredientes que forman parte de la composición de los productos capilares, algo tan importante como saber elegir champúde forma adecuada o saber cómo lavarse el pelo correctamente.

 

FOTO: Laurent Brancaleoni

Compartir →