El
paso del tiempo no solo deja su huella en la piel femenina, principalmente en
la del rostro. El cabello también acusa las consecuencias de la edad. Las canas
son el signo más visible de los efectos que el calendario vital tiene en la
salud capilar, pero es frecuente también que a partir de determinada edad
muchas mujeres comiencen a perder pelo y a notar una menor densidad del mismo.
Muchas
de ellas llegan incluso a padecer alopecia en la menopausia.

La
principal causa de estos cambios orgánicos son las alteraciones hormonales que
se producen en este momento de la vida femenina. Si bien con el paso del
tiempo la piel se hace más fina y menos elástica y el cabello se debilita y
tiende a perder volumen, con la llegada de la menopausia –y con todo el vaivén
hormonal que este hecho implica- estos procesos se aceleran aún más y dan lugar
a huellas tan visibles como la disminución de colágeno, la aparición de
arrugas, la pérdida de brillo y de fuerza del cabello, la irritación y sequedad
del cuero cabelludo y, en muchos casos, la aparición de alopecia en la
menopausia.

Es
por ello muy importante empezar a tomar medidas en cuanto se perciban los
primeros síntomas de este proceso. Si bien la mayoría de las mujeres están muy
concienciadas cuando se trata de prevenir las arrugas faciales, no ocurre lo
mismo respecto a los efectos que el envejecimiento y el climaterio tienen en la
salud capilar. Por ejemplo, los suplementos que refuerzan la presencia en el
organismo de nutrientes como el hierro, cuyos niveles pueden descender en la
menopausia, suponen una estupenda estrategia para prevenir el proceso de perder
pelo.

La
utilización de productos
específicos para la pérdida de densidad y volumen

es también una manera de asegurar al cabello un aspecto más saludable y juvenil
durante más tiempo. Y, sobre todo, es muy importante comentar con el
especialista cualquier cambio que se aprecie en la piel y el cabello
coincidiendo con la llegada de la menopausia. De hecho, muchos de los
tratamientos prescritos para aliviar los síntomas del climaterio resultan muy
beneficiosos también para solucionar las alteraciones capilares relacionadas
con esta etapa.

Svenson
dispone de productos y tratamientos específicos para la alopecia en la
menopausia y la pérdida
de volumen en las mujeres
. Es el caso de los sistemas
Hair & Hair
, un
método que consiste en integrar los cabellos propios con otros de idéntica
textura y color. Una vez fijados, los cabellos, se adaptan de forma natural a
cada estilo, ofrecen un resultado absolutamente natural e incluso permiten
cambiar de peinado según la ocasión. Con ello se consigue repoblar las zonas en
las que alopecia haya hecho su aparición en la menopausia y devolver al cabello
el volumen perdido como consecuencia del paso del tiempo.

Por
tanto, y al igual que ocurre con el rostro y otras zonas corporales, también es
posible plantar cara al proceso de envejecimiento capilar, cuyas principales
manifestaciones son las canas y la caída del cabello.

 

 

Compartir →