A partir de los 40 años la mayoría de las mujeres comprueba que su cabello se empieza a volver más fino y quebradizo y muchas comienzan incluso a perder pelo. Estos problemas capilares se agudizan cuando llega la menopausia, debido fundamentalmente a las alteraciones hormonales que se producen en este momento de la vida femenina. Por suerte, en la actualidad hay soluciones efectivas que permiten combatir la alopecia en la menopausia y devolver al cabello la “juventud perdida”.

Pero, ¿por qué el cese del ciclo menstrual afecta de tal forma a la salud capilar? Las hormonas están detrás de este proceso. Según los expertos, en la menopausia el perfil hormonal de las mujeres en cierta forma se “masculiniza”, ya que se produce una bajada brusca de los niveles de estrógenos (las hormonas femeninas por antonomasia) mientras que los de testosterona (la hormona masculina) se mantienen estables. Estos cambios afectan al ciclo de vida del cabello, que se acorta, favoreciendo la caída.

Aunque se trata de un problema frecuente, la alopecia en la menopausia no afecta a todas las mujeres, ya que depende de otros factores como la herencia genética y el estado en el que se encuentra el cabello hasta este momento. Una de las principales señas de identidad de esta alopecia es que se empieza a perder pelo en la zona de la coronilla, pudiéndose en algunos casos observar “claros”  más o menos extensos. Otro síntoma característico es que el crecimiento del pelo se ralentiza y también que el cabello es cada vez más fino (de hecho, su diámetro puede reducirse a la mitad).

¿Qué hacer en estos casos? En primer lugar, ponerse en manos de un especialista, para que confirme si el hecho de perder pelo está directamente relacionado con el climaterio. Muchos ginecólogos prescriben a las mujeres que están en la menopausia la llamada Terapia Hormonal Sustitutoria (THS), que, entre otros beneficios, mejora el estado del cabello.

Además, hay otras formas de evitar que el cabello de las mujeres de esta edad muestre pérdidas de volumen o de cantidad. Es el caso, por ejemplo, de los sistemas Hair & Hair de Svenson, un método muy efectivo que consiste en integrar los cabellos de la cliente con otros cabellos naturales de idéntica textura y color, los cuales se obtienen en el laboratorio a través de una muestra. Con este sistema no sólo se consigue cubrir las zonas que, como consecuencia de la alopecia en la menopausia, se han quedado más despobladas, sino que también proporciona una melena natural y uniforme.

Otra de las ventajas de los sistemas Hair & Hair de Svenson es que son permanentes y se adaptan a cada estilo, permiten variar de peinado y no requieren de intervención quirúrgica. Es una de las opciones más recomendables dentro del amplio repertorio de soluciones que Svenson ofrece a las mujeres en las distintas etapas de su vida. 

Compartir →