2047351546_89fd7f2aa1_z Entre todos los problemas capilares que tienen que tratar a diario los expertos en la salud del cabello, la caída de pelo en mujeres es tal vez uno de los que genera un mayor número de consultas y, también, que da lugar a una mayor ansiedad por parte de quienes la padecen. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la caída de pelo en mujeres es algo totalmente normal, que no reviste gravedad y que puede solucionarse con la prevención y el tratamiento adecuados.

Tal y como recuerdan los expertos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), el cabello no es una estructura muerta sino que está sometido a una serie de ciclos que cada persona experimenta de una forma individual. La primera de estas fases es la de crecimiento o anageno, que dura entre dos y seis años; la segunda, de reposo o catageno, ocupa alrededor de tres semanas; y la tercera, la fase de caída o telogeno, transcurre a lo largo de tres o cuatro meses y supone la pérdida de entre 80 y 100 cabellos al día.

Sin embargo, cuando la caída de pelo en mujeres no se ajusta al patrón marcado por estos ciclos y va acompañada de otra serie de síntomas, puede tratarse de un caso claro de alopecia femenina. De hecho, según los responsables de los tratamientos de Svenson para mujeres, se estima que alrededor del 20 por ciento de las mujeres españolas de entre 30 y 40 años padece algún grado de alopecia femenina, y todo apunta a que este porcentaje se incrementará en los próximos años.

Al igual que ocurre con otros problemas capilares padecidos por las mujeres, entre las causas de la alopecia femenina se encuentran factores orgánicos y hormonales y, también, otras circunstancias como el estrés, una alimentación deficiente y los cuidados inadecuados. Precisamente respecto a estos últimos factores es sobre los que se puede actuar, adoptando una serie de medidas preventivas.

Así, por ejemplo, técnicas como los masajes capilares y unos hábitos de vida lo más sanos posibles son algunas de las mejores estrategias para proteger al cabello de todos aquellos factores que puedan alterar su equilibrio y favorecer la alopecia femenina. Respecto a la alimentación, es muy recomendable seguir una dieta en la que estén presentes nutrientes como el hierro, el magnesio, los aminoácidos y las vitaminas del grupo B.

En cuanto a los cuidados cosméticos, es muy importante no abusar de tratamientos que pueden resultar excesivamente agresivos para el cabello como las permanentes, las decoloraciones  o los desrizados; y aplicar técnicas como el brushing o el alisado con planchas eléctricas con las debidas precauciones (utilizando productos termoprotectores y “compensando” al cabello con el uso regular de mascarillas y acondicionadores). También es importante mantener el corte en buen estado, “saneando” regularmente las puntas y aplicando con frecuncia serums y otros productos reparadores.

Pero, sobre todo, hay que ponerse en manos de los mejores profesionales -como los que se encargan de solucionar los problemas capilares de las mujeres en Svenson, siempre que se note un aumento anormal del número de cabellos que se caen a diario o se perciban síntomas característicos de otros problemas capilares

 

FOTO:   http://www.flickr.com/photos/netrace/2047351546/sizes/z/in/photostream/

Compartir →