Muchas mujeres aseguran que nunca han tenido el pelo en mejor estado que durante el embarazo. Esto es debido a la acción del juego hormonal que se pone en marcha punto y hora que se produce la concepción y que afecta directamente al cabello de forma positiva: hace que permanezca durante más tiempo en la fase de descanso o telógena, por lo que la caída de pelo en mujeres es menor, dando así la impresión de una melena más abundante. Además, la acción hormonal puede proporcionarle un brillo, cuerpo y soltura que no tiene habitualmente.

Sin embargo, tras el parto, el proceso se revierte, en algunos casos hasta tal punto que hace temer a muchas mujeres una calvicie prematura. Durante el posparto se acorta la fase de descanso, se cae más (en mayor medida incluso que antes de la gestación) y en muchas ocasiones el cabello pierde cuerpo y se vuelve extremadamente fino, lo que puede favorecer la alopecia femenina.


 Este tipo de caída del pelo en mujeres se encuadra dentro de las llamadas alopecias reaccionales, que son las que se producen entre dos y cuatro semanas después del acontecimiento desencadenante (en este caso, el parto). La razón última de este proceso son, de nuevo, las hormonas, concretamente la disminución de estrógenos y progestágenos que debilitan el folículo piloso y favorecen el desprendimiento de los cabellos.

Los tratamientos de Svenson para mujeres son muy efectivos en situaciones como estas, en las que se trata de estimular el cuero cabelludo con los productos adecuados y restaurar el equilibrio del ciclo capilar.

Pero, como en todo lo que se refiere al cuidado y a las medidas para evitar la caída del pelo en mujeres, lo mejor es prevenir en la medida de lo posible una futura alopecia femenina y para ello nada mejor que poner en marcha durante la gestación una serie de cuidados que redundarán en el bienestar del organismo en general y del cabello en particular: 

• Seguir un tipo de alimentación que incluya todos los nutrientes necesarios, con especial atención al hierro (una de las consecuencias del déficit de este mineral es la caída del pelo en mujeres). 

• Aunque durante la gestación el pelo luzca espléndido, no caer en la tentación de abusar de tratamientos o estilos de peinado que pueden resultar agresivos (secador, planchas, tenacillas…). 

• Y, al menor síntoma de una caída de pelo importante, ponerse en manos de los profesionales de Svenson, que tienenpara las mujeres un amplio repertorio de soluciones a medida. El objetivo de todos estos cuidados es prevenir la aparición de la calvicie prematura en mujeres.

 

Compartir →