Si tienes el pelo largo, y a lo mejor encima un poco seco, es probable que las puntas abiertas te traigan por la calle de la amargura. Hay algunas soluciones para mantener tu cabello cuidado e hidratado. Pero como siempre y en todo ¡hay que ser constante!.

– Una manera de hidratarlo es aplicar sobre las puntas antes de lavarte el pelo un poco de aceite de oliva tibio. Ponte el gorro de ducha y déjalo actuar unos 30 minutos. Después lávate, y acláralo bien.

– Evita todo lo que puedas el secador. Y si no puedes prescindir de él, aplícate un sérum reparador de puntas antes de usarlo. 

– Y…lo de siempre. Los milagros no existen, y las puntas hay que cortarlas. Cada seis u ocho semanas es la frecuencia perfecta para tenerlas bien cuidadas.

Compartir →