Pese a ser el gesto más cotidiano del cuidado capilar, el cepillado de pelo es todo un “arte” que hay que dominar, ya que de él depende en gran medida el aspecto que luzca el pelo. Con el cepillado del cabello no sólo se consigue “domarlo” y darle forma, sino que también se activa la circulación sanguínea y se elimina cualquier resto de polvo y suciedad. Pero para que el cepillado sea realmente efectivo es importante seguir una serie de pautas:

-Uno de los consejos para el pelo más importantes es el de elegir el cepillo adecuado. Para el cepillado del cabello rizado, la mejor opción son los peines de dientes anchos, que permiten definir el rizo sin abrirlo ni encresparlo. Para el cepillado de pelo liso son preferibles los cepillos planos. En todos los casos, la mejor es decantarse por los modelos de cerdas naturales, ya que éstas producen menos fricción y tensión en el pelo, evitando el efecto encrespamiento. Este tipo de material también está especialmente aconsejado para los cabellos finos y desvitalizados.

 -Entre  los trucos para el pelo4848589485_3d65724234[1]  más efectivos se encuentra el de comenzar el cepillado del cabello por las puntas, trabajándolo poco a poco y de forma ascendente hasta la raíz. En caso de que se trate de un cabello excesivamente rizado, encrespado o rebelde, primero hay que desenredarlo con la ayuda de los dedos para luego realizar el cepillado de pelo con un peine de dientes anchos. Uno de los consejos para el pelo que hay que intentar seguir siempre es no proceder al cepillado del cabello cuando éste está muy mojado. Lo mejor es quitar el exceso de agua con una toalla y después pasar el peine para desenredarlo.

 -¿Cómo cepillar el cabello para que quede liso y manejable? Recurriendo a la técnica del brushing o, lo que es lo mismo, el tándem formado por el secador y el cepillo redondo, con la que se consigue que el resultado se mantenga durante varios días.

-Cuando lo que se pretende es conseguir más volumen y vigor, lo mejor es elegir para el cepillado del cabello cepillos (que permiten ahuecar las raíces) en vez de  peines, ya que éstos pueden tirar excesivamente del pelo, aplastándolo y facilitando la caída. El cepillado de pelo boca abajo es un clásico en lo que a conseguir volumen se refiere.

 -Por último, y respecto a esos consejos para el cabello “de toda la vida”, como el de que es necesario cepillarlo cien veces todas las noches, habría que hacer alguna matización. Por ejemplo, no es tan importante el número de veces que se realice el cepillado de pelo como la forma en la que éste se haga: un cepillado de cabello demasiado intenso y con el cepillo o peine inadecuado puede producir justo el efecto contrario al que se persigue, esto es, encresparlo. Tanto el cepillado como el masaje capilar tienen que ser lo más suaves posible.

Compartir →