El cepillado es primordial ya que elimina las impurezas, los cabellos en fase de caída y devuelve el volumen al cabello.

Para realizar un buen cepillado deberíamos tomar un cepillo en cada mano, con la cabeza inclinada hacia delante, y cepillar el cabello desde la nuca hasta la frente. Luego por los lados hacia la cúspide del cráneo y por último desde la frente hacia la nuca.

En cuanto al masaje del cuero cabelludo, aporta bienestar y relajación, pero además con el masaje se consigue una acción real de tratamiento: se produce una estimulación a nivel de la circulación sanguínea y se favorece la penetración de los productos que apliquemos.

Podemos hacer el masaje de la siguiente manera:

En primer lugar, con los dedos juntos, realizar un masaje sobre el cuero cabelludo como si quisiera separarlo de la nuca hacia la cúspide de la cabeza, los movimientos rotativos dirigidos hacia el exterior son lentos.

En una segunda fase, con los dedos juntos, efectuar pequeños movimientos de vibración laterales desde la frente hacia la cúspide del cráneo. El cuero cabelludo así se tonifica.

Por último, con ambas manos bien planas ejercer una presión sobre el cuero cabelludo antes de deslizarlos desde la frente hacia la nuca.

Etiquetado con →  
Compartir →