“Si te arrancas una cana te salen muchas más”, “cortarse el pelo a la luz de la luna llena hace que crezca más rápido”, “hay que cepillar el pelo cien veces antes de dormir, todas las noches”… Los falsos mitos sobre el cabello han calado hondo entre la población y muchos de ellos, de origen casi ancestral, se han ido transmitiendo de generación en generación hasta nuestros días. Y también hay muchos de reciente creación y que, gracias a las posibilidades de comunicación que existen en la actualidad, no sólo se expanden en cuestión de segundos sino que incluso dan lugar a auténticos fenómenos virales.

Es el caso de lo que se ha denominado hairgate, un movimiento protagonizado por los usuarios del modelo de Apple iPhone 6 Plus. ¿Cuál es el la relación entre las personas que utilizan este dispositivo móvil y sus peinados? Pues las aparentes “agresiones” a las que este iPhone somete a las melenas y barbas de sus propietarios. En efecto, tal y como recoge el Bussiness Insider, un medio digital norteamericano especializado en noticias de negocios, desde la puesta en el mercado de este dispositivo las redes sociales se han ido llenando de quejas de usuarios en el sentido de que cada vez que utilizan el terminal sufren cómo mechones de su melena o pelos de sus barbas quedan atrapados entre el cristal y el aluminio del teléfono.

Twitter ha sido una de las redes en las que los protagonistas de estas quejas han sido más activos, hasta el punto de crear un hashtag específico, #hairgate, acompañado de testimonios que reflejaban los “percances” padecidos por los usuarios y sus comentarios al respecto: “Mi pelo se sigue quedando atrapado en la rendija microscópica que hay entre el cristal y el aluminio de mi iPhone 6”; “¡Mi iPhone 6 está mordiendo mi pelo!”; “Me pregunto si los que probaron el teléfono antes de comercializarlo eran todos calvos”….  

En algunos momento las quejas se diversificaron en dos hashtags distintos: los que habían visto peligrar sus melenas (hairgate) y aquellos que habían sufrido daños en sus barbas (beardgate): “¿Alguien más sufre tirones de los pelos de la barba a causa del iPhone 6 Plus? El teléfono atrapa mi cuello y es como si me mordiera cada vez que hago una llamada”, es un ejemplo de los mensajes que pueden leerse.

De momento, los daños colaterales producidos por el uso de este iPhone no han ido más allá de los tirones de pelo (que en absoluto guardan relación con una mayor o menor predisposición a una alopecia futura) y de la devolución de algunos aparatos por parte de usuarios descontentos, y Apple no se ha manifestado al respecto. Pero puede que este hairgate no sea el único protagonizado por los usuarios de telefonía móvil, ya que según publica también Bussiness Insider, algunos usuarios de Samsumg se están quejando de que en sus nuevos teléfonos Android hay un espacio entre la pantalla y la carcasa, aunque se desconoce si también se están produciendo “pérdidas de cabello” por esta circunstancia…

 

Compartir →