A la hora de enumerar todo aquello que es bueno para el pelo, elegir champú es una de las primeras pautas que encabezan la lista. Y es que no hay vuelta de hoja: para que el cabello luzca bonito, suelto, con vida, brillante…. en una palabra, sano, tiene que estar limpio. La clave para elegir champú adecuadamente es buscar formulaciones que se adapten al tipo de cabello que se tiene: graso, fino, seco, sin volumen, teñido o permanentado… En aquellos casos en los que se lava el pelo con más frecuencia (en verano, por ejemplo), los expertos en cuidado capilar de Svenson aconsejan alternar un champú lo más suave posible, de pH neutro o específico para lavado frecuente, con el champú de tratamiento habitual.

Casi tan importante como elegir el champú adecuado es aclararlo correctamente. Y lo mismo ocurre con otros productos que se utilicen para el cuidado capilar. El hecho de que queden restos de producto no es bueno para el pelo: se crean unas partículas procedentes de los excesos de champús, mascarillas, espumas y demás productos que da como resultado un cabello de apariencia mate, sin brillo y con tendencia a encresparse, la aparición de picores; un aspecto graso; un estilo y un peinado que no se mantienen, un cabello sin movimiento (los residuos le añaden peso, con lo que es imposible que luzca suelto y con volumen), e incluso se pueden llegar a producir irritaciones.

El tiempo de duración del enjuague debe ser de entre 3 y 5 minutos, aunque depende del tipo de cabello. Los porosos, por ejemplo, absorben más cantidad de producto, por lo que hay que prolongar el aclarado y lo mismo en las melenas largas. La prueba para comprobar si  el enjuague se ha realizado correctamente consiste en coger un mechón recién lavado entre los dedos, deslizándolos hacia la punta; si chirría, significa que el pelo está bien aclarado.

Pero elegir el champú no es el único aspecto a tener en cuenta. Por ejemplo, una de las dudas más frecuentes es si son malos los tintes para el pelo. La respuesta es no… siempre y cuándo se ofrezcan al cabello los cuidados  necesarios para minimizar los efectos los ingredientes contenidos en estas formulaciones, especialmente de aquellos responsables de la oxidación de los pigmentos y que pueden afectar al estado de la cutícula. Tal y como recomiendan los expertos de Svenson en cuidado capilar, nunca hay que perder de vista que el tinte siempre supone someter al cabello a un proceso agresivo, por lo que es necesario utilizar champús, acondicionadores y mascarillas específicos para este tipo de cabello.

 Por tanto, según las opiniones de los expertos de Svenson, determinar aquello que es bueno para el pelo es tan sencillo como proporcionarle los cuidados diarios más adaptados a sus condiciones particulares y, sobre todo, ponerse en manos de profesionales en cuidado capilar como los de Svenson ante cualquier problema que pueda surgir.

 

Compartir →