El
champú es un producto básico e imprescindible dentro del repertorio de
cosméticos que utilizamos para el cuidado diario. Y es que llevar el pelo
limpio es el gesto esencial para asegurar una correcta salud capilar. Sin
embargo, en los últimos tiempos han ido cobrando fuerzas determinadas
tendencias o teorías que cuestionan el papel de este cosmético y defienden la
idea de dejar
de usar champú
.

Las
principales razones que sustentan estas tendencias
se refieren a la potencial agresividad que los agentes químicos contenidos en
la formulación del champú y otros productos destinados a la cosmética capilar y
que podrían producir daños que van desde la irritación del cuero cabelludo
hasta la alteración
de su pH
o de la producción natural de grasa.

Al
hilo de esto, también hay quienes proponen sustituir el champú por otras
sustancias como el bicarbonato y el vinagre
. De hecho, se pueden encontrar páginas, blogs  y foros en Internet
en los que se explica paso a paso como realizar un lavado o tratamiento capilar
utilizando estas sustancias. Básicamente, la fórmula
“alternativa” al champú
consiste en mezclar el bicarbonato
con agua, aplicarlo sobre el cabello y dejar actuar la mezcla durante
aproximadamente un minuto, aclarar y terminar el proceso con un enjuague de
agua con vinagre.  Quienes recurren a
este procedimiento aseguran que éste les proporciona un cabello limpio, sano y,
sobre todo, brillante.

Sin
embargo, a día de hoy no existen evidencias científicas que demuestren los
beneficios de dejar de usar champú o las ventajas de las alternativas
cosméticas naturales
, como por ejemplo usar bicarbonato para el pelo,
frente a las fórmulas comerciales. No hay que olvidar que la gran mayoría de
los productos cosméticos actuales, incluidos los capilares, son fruto de la
investigación de las distintas compañías y se ajustan a unas premisas clave en
lo que a seguridad se refiere: no producen alergias, respetan el equilibrio de
la piel…

Tal
y como recomiendan continuamente los expertos, la clave para conseguir unos
resultados óptimos y lucir un cabello sano y bonito consiste en elegir el
champú más adecuado a cada tipo de pelo
. Y es que hay
problemas como la caspa o el exceso de grasa que necesitan ingredientes
específicos que han demostrado su efectividad y que se pueden encontrar en la
amplia oferta de cosméticos capilares que existe actualmente en el mercado.

Por
otro lado, es muy importante ponerse en manos de profesionales y firmas
especializadas en el cuidado del cabello. En el caso de los champús
Svenson
, disponibles en la tienda on-line,
ofrecen soluciones adaptadas y específicas a cada tipo de problema capilar.

Es
cierto que desde la Antigüedad se ha recurrido al uso de sustancias naturales
para el cuidado del cabello y que muchas de ellas son muy efectivas, pero no
hay que olvidar que las formulaciones actuales incluyen las últimas
innovaciones en lo que a salud capilar se refiere. Tal vez la “fórmula ideal”
pase por combinar ambos recursos… y no por dejar de usar champú.

 

Compartir →