Junto con la hiperproducción de grasa, el exceso de caspa es uno de los problemas que más preocupa a la mayoría de las personas. Y no es de extrañar ya que ambas alteraciones capilares, aunque no son graves, sí resultan antiestéticas y pueden dar al traste con cualquier estilismo capilar. A ello hay que unir que en no pocas ocasiones ambos problemas están relacionados entre sí y que, a su vez, pueden convertirse en un factor que favorezca la caída delpelo, ya que la obstrucción del folículo piloso con grasa o caspa dificulta que el cabello se desarrolle adecuadamente.

En el caso de la caspa, se produce por una descamación excesiva del cuero cabelludo que puede estar provocada por distintas causas: herencia genética, condiciones ambientales, una alimentación inadecuada, situaciones de estrés emocional… Como consecuencia de estos factores, se desencadena una aceleración del ciclo de renovación de la epidermis, lo que genera una abundancia de células muertas que son precisamente esas “escamas” características de la caspa.

Se sabe que una higiene adecuada, evitar técnicas agresivas como los derizados y no abusar de geles, lacas y gominas, que pueden empeorar el problema de la caspa (especialmente si no se eliminan adecuadamente y quedan restos de estos productos en el cuero cabelludo) son algunas de las estrategias que ayudan a normalizar la descamación. También son efectivos en este sentido los productos capilares específicamente formulados con ingredientes para el tratamiento contra la caspa. Uno de ellos, el ácido salicílico, ha demostrado especialmente su efectividad.

La aplicación tópica del ácido salicílico para el pelo es un tratamiento frecuente en el campo de la dermatología, debido a sus propiedades queratolíticas (suaviza las escamas y ayuda a que éstas se desprendan del cuero cabelludo con más facilidad). En esta línea, un estudio clínico realizado por los especialistas de Svenson comprobó que la efectividad de esta sustancia es mayor cuanto mayor es su concentración y su tiempo de contacto con el cuero cabelludo (siempre en dosis que no puedan producir efectos adversos).

En función de los resultados de esta investigación, Svenson ha desarrollado su Tratamiento Salicílico, disponible de forma exclusiva en sus centros y que en los pacientes a los que se les está aplicando está demostrando una reducción de la caspa de hasta un 90% que, además, es visible desde las primeras sesiones del tratamiento.

Además de la higiene, los cuidados y la aplicación de un tratamiento adecuado, es importante vigilar la dieta. Investigaciones recientes han demostrado que una alimentación rica en grasas saturadas puede empeorar el estado del cuero cabelludo con grasa. Y, también, que incorporar en los menús diarios frutas y verduras variadas, alimentos que son ricos en vitaminas del grupo B y minerales como el zinc, puede ayudar a mantener a raya el problema. También hay evidencias de que consumir habitualmente yogur, especialmente aquellos que contienen probióticos, también tiene efectos beneficiosos en este sentido.

 

 

Compartir →