5312739853_9828a1f774_zAunque tal vez el pelo teñido más paradigmático sea el de Marylin Monroe, icono perenne de la rubia platino (que, en realidad, era castaña), lo cierto es que el uso de tintes ha sido una constante tanto entre las famosas como en el resto de las mujeres. La posibilidad de cambiar el tono natural del pelo y también la eficacia de los tintes para cubrir las canas convierten a la coloración en la técnica capilar más utilizada. Sin embargo, teñirse siempre se ha relacionado con el daño capilar que el proceso podía producir e incluso se ha asociado a la alopecia femenina. Por suerte, las nuevas formulaciones de los tintes capilares hacen posible lucir un pelo coloreado y bonito.

La posibilidad de cambiar el color natural del cabello y de cubrir las canas que tienen los tintes reside en los componentes que incluyen estos productos y que actúan sobre el pelo de dos formas: penetrando en el interior del cabello (caso de la coloración permanente y la tono sobre tono) para alterar el color de los pigmentos naturales mediante un proceso de oxidación (liberación de oxígeno);  o quedándose en la capa más externa o cutícula, coloreándola temporalmente sin alterar la estructura interna (coloración semipermantente). Las formulaciones de nueva generación incluyen aceites y otros agentes hidratantes que protegen al máximo la cutícula capilar (principal víctima del proceso de coloración) así como tratamientos pre y post tinte, para minimizar así el efecto negativo del tinte.

La mayoría de estas opciones se aplican de manera similar (sobre el cabello húmedo o seco, repartiendo el producto de raíz a puntas y esperando un tiempo determinado de exposición antes de aclarar) pero cada una tiene sus propias peculiaridades e indicaciones que hay que seguir para que el resultado sea el deseado. En cuanto al color elegido, la gama cada vez es más amplia lo que, únido al hecho de que el gesto cosmético de teñirse siempre es reversible, favorece que se pueda cambiar de color de pelo prácticamente de un día para otro.

Y esto es precisamente lo que hacen muchas famosas. Entre las que pasan del moreno al rubio y viceversa sin previo aviso se encuentran Scarlett Johansson, Emma Stone o Drew Barrymore. Otras, como Shakira, probaron con el rubio… y con él se han quedado para siempre. Las hay que han hecho el trayecto inverso al habitual (de rubia natural a morena) como Katy Perry. Pero sin duda, la “reina” de la transformación vía tinte capilar es la cantante Rihanna, que se ha atrevido con toda la gama cromática, incluido el “falso” gris canoso que ha lucido en sus últimas apariciones. 

¿Cuál es la clave para transformar el tono capilar con frecuencia sin dejar de lucir un pelo bonito? Hay que asegurarle los cuidados adecuados tanto antes de la coloración (con productos pre tinte, ricos en agentes hidratantes) como después, con mascarillas, serums y demás cosméticos reparadores.

 

FOTO: avrilllllla

 

Etiquetado con →  
Compartir →