Hay un buen número de trucos para el pelo que mejoran su aspecto, resaltan sus cualidades y minimizan los problemas capilares. Sin embargo, no todos los consejos para el pelo son igual de efectivos ni se pueden recomendar de forma generalizada, ya que cada cabello –y cada organismo- tiene sus peculiaridades;  pero sí que se puede hablar de “cinco pautas básicas” que debe seguir a rajatabla toda cabellera que se precie si quiere lucir sana y en perfectas condiciones.

 En primer lugar, en el momento de elegir champú, hay que buscar formulaciones adecuadas al tipo de cabello que se tenga (liso, rizado, graso, seco, sin volumen, teñido….). Afortunadamente hay en el mercado una amplísima gama de productos específicos para todos los problemas capilares, que aúnan en su formulación los agentes lavantes con los ingredientes más adecuados a cada tipología capilar.

En segundo lugar, es indispensable llevar el pelo siempre limpio. La periodicidad de lavado depende de cada tipo de pelo, pero es importante evitar la acumulación de grasa, porque ésta activa la proliferación de bacterias y disminuye la oxigenación capilar en el cuero cabelludo, lo que puede desencadenar problemas capilares.

El tercero de los trucos para el pelo que hay que seguir es aplicar siempre acondicionadores y mascarillas. Este tipo de productos también deben estar adaptados al tipo de cabello o a los problemas capilares específicos. El cometido de estos cosméticos es reparar, proteger, acondicionar y, sobre todo, minimizar los daños que  los distintos factores de tipo mecánico, ambiental, etc., producen en el cabello.

Uno de los “clásicos” cuando se habla de consejos para el pelo es no abusar de la utilización del secador y tampoco de las planchas alisadoras, los rulos térmicos, los rizadores…. Todos estos utensilios, que actúan a temperaturas muy elevadas,  inciden directamente sobre el estado de la cutícula,  propiciando que el cabello pierda brillo y vitalidad. Relacionado con esto se encuentra otro de esos trucos para el pelo infalibles: dar el último aclarado con agua fría, una estrategia que hace que  las escamas  del cabello se cierren y, en consecuencia, éste brille más. Otro de los consejos para el pelo que hay que seguir para preservar el brillo es evitar frotar con la toalla para eliminar la humedad después del lavado. Este gesto favorece que se levanten las capas que forman la cutícula, agravando el problema. Lo ideal es envolver el cabello en la toalla (preferiblemente de algodón o lino) durante 10 minutos para que se absorba el exceso de humedad.

Y, por último, aunque no menos importante, uno de los consejos para el pelo que todo el mundo debería seguir es vigilar la alimentación, ya que en no pocas ocasiones, el mejor o peor estado de cabello depende de lo que nos comemos. En este sentido, el menú más adecuado para prevenir problemas capilares es aquel que incluye todos los nutrientes esenciales y en el que están presentes las vitaminas A y del grupo B y minerales como el hierro y el cinc.

 

 

Compartir →