5690665961_b333075c3e_z (1)El hecho de recurrir a los fármacos autorizados para el abordaje y la prevención de la alopecia (actualmente son dos: uno tópico, minoxidil, y otro oral, finasteride) suele estar asociado al sector masculino de la población. No en vano, la alopecia sigue siendo un problema mayoritario entre los hombres y han sido ellos los “pioneros” en eso de testar en primera persona los beneficios de estos medicamentos. Pero cada vez son más las mujeres que optan por esta solución para sus problemas de alopecia.

Se estima que aproximadamente el 25% de las mujeres tiene algún problema relacionado con la pérdida de cabello y los expertos también han constatado que los casos de alopecia femenina han ido en aumento en los últimos tiempos. El estrés, factores hormonales derivados de la menopausia, el reajuste de las hormonas durante el periodo del posparto, unos cuidados inadecuados, determinadas enfermedades y tratamientos médicos y el componente hereditario están detrás de esta mayor prevalencia. Conscientes del aumento del número de casos de alopecia femenina, los expertos de Svenson ofrecen varias soluciones destinadas a frenar ese problema y, en la medida de lo posible, minimizar sus efectos.

Una de ellas es el minoxidil, especialmente recomendado en los casos de alopecia androgenética y en todas las situaciones en las que se produce una caída de cabello importante. Tanto las investigaciones realizadas al respecto como la experiencia aportada por todos los años en los que se lleva aplicando este fármaco han demostrado que minoxidil actúa estimulando el crecimiento de los folículos pilosos, ya que tiene un efecto vasodilatador que favorece el flujo sanguíneo. Como consecuencia de esta acción, se frena la caída y se potencia la aparición de nuevos cabellos.  En todos los casos, ya sea el paciente hombre o mujer, el uso de minoxidil debe estar recomendado y pautado por el especialista, en función del tipo de alopecia y del estado en que se encuentre el cabello. Minoxidil también puede usarse después de un microinjerto, para optimizar así los resultados de esta intervención.

La aplicación de este fármaco es muy importante para sacar todo el partido a sus principios activos y favorecer su efectividad. Debe utilizarse directamente sobre el cuero cabelludo seco, en aquellas zonas en las que está presente la alopecia, una o dos veces al día y dejando pasar unas 8 horas entre cada aplicación. La constancia en el tratamiento es fundamental ya que está demostrado que su interrupción no solo detiene el crecimiento de nuevo pelo sino que disminuye la densidad capilar y acelera la caída.

Para afinar aún más en la efectividad de la aplicación de este fármaco, Svenson pone a disposición de sus clientes la técnica MX Active, un sistema que incorpora compresores de aire que propulsan el minoxidil en el cuero cabelludo consiguiendo así que el fármaco se absorba mejor y potenciando sus principios activos. Al igual que ocurre con el fármaco aplicado de forma “convencional”, Mx Active está indicado tanto para hombres como para mujeres y puede complementarse con el uso tópico de minoxidil a domicilio.

 

FOTO:  Maria Morri

Etiquetado con →  
Compartir →