1479260596_4874f0db2e_zEl
otoño se relaciona siempre con una época
de caída del pelo
y, de hecho, los expertos hablan de la existencia de
“muda estacional” en estos meses del año relacionada con varias circunstancias.
Una de ellas es la incidencia que los factores medioambientales tienen sobre el
ritmo del ciclo capilar: mientras en
verano, la luz solar contribuye a acelerar la fase de crecimiento (anágena),
unas semanas después, con la llegada del otoño, este “crecimiento acelerado” se
traduce en una caída o renovación capilar
que puede ser más o menos
evidente según los casos y que no es preocupante, ya que
la
mayoría de estos “pelos perdidos” vuelven a crecer.



Pero
independientemente de la época del año que marque el calendario, uno de los
factores más determinantes en el hecho de
perder pelo en otoño
es la falta de cuidados adecuados. Por tanto, se puede decir que la clave para
“blindar” al cabello frente a la caída estacional es prodigarle todos los
cuidados que necesita. Y en este sentido, todos los consejos para mantener el
pelo
en perfectas condiciones se traducen en una mejor salud capilar y, por
tanto, en un menor riesgo de caída. Llama
la atención que mientras cada vez son más las personas que adoptan una rutina
capilar específica y protectora en verano, no existe la misma concienciación
respecto a los factores ambientales del otoño que también alteran, y mucho, al
estado del cabello.

El frío y, sobre todo, el viento,
dañan directamente la cutícula
, la
cual presenta micro-fisuras que la fragilizan, haciendo que luzca apagada y
áspera al tacto. Todos los productos (mascarillas, serums, acondicionadores)
que aporten un plus de nutrición van a constituir la mejor estrategia para
reforzar esta capa externa del cabello.

Además de estos cuidados preventivos, hay determinados tipos de cabellos que
necesitan en esta época del año una cura intensiva
. Es el caso de las
melenas que han sido especialmente maltratadas por el sol o por el abuso de
ciertas técnicas (secador, planchas alisadoras) o técnicas (moldeadores, desrizados),
y también de aquellas que muestran signos inequívocos de que se encuentran
desvitalizadas:
pelo
sin brillo
ni
volumen, presencia de puntas abiertas, porosidad al tacto y rotura del cabello
con mucha facilidad al peinarlo. Las gamas de productos que incluyan ingredientes
reestructurantes y reparadores, como la
queratina, son la mejor opción en este caso.

Otra estrategia “anti caída otoñal” es prestar
atención al estado del cuero cabelludo. Los
masajes en esta zona (con las puntas de los dedos y en
sentido circular) ayudan a activar la circulación sanguínea y facilitan que los
principios activos presentes en los productos que se aplican penetren mejor.
 

Una buena higiene capilar, evitar o minimizar el uso
del secador y otras técnicas que aportan calor excesivo al cabello; utilizar
productos específicos para cada tipología capilar (el exceso de grasa, por
ejemplo, favorece la caída) y, en definitiva, seguir todos los consejos
habituales para mantener el pelo en buen estado aseguran un otoño sin una
pérdida excesiva de cabellos.

 

FOTO: http://www.flickr.com/photos/sequoya/1479260596/

 

Compartir →