3737662943_09f56e7e39_z¿Un
pelo sano siempre se muestra bonito? La respuesta es un rotundo sí. Y es que
pocas partes del organismo acusan de una forma tan evidente un mal estado
físico o unos cuidados inadecuados como el cabello. Así, por ejemplo, un
pelo
sin brillo
es signo inequívoco de que algo no marcha bien,
tanto desde el punto de vista orgánico (anemia, infección, déficit
alimentario…) como del de los hábitos capilares (uso de productos agresivos,
abuso del secador, escasa o nula protección solar…). Por tanto, la salud en
general y la del cabello en particular son los mejores garantes para lucir un
pelo bonito
.

Una
de las principales culpables de que el cabello no luzca en buen estado es la
pérdida de
queratina,
una proteína que se encuentra de forma natural en el pelo y cuya
principal función es la protección del tallo capilar, actuando a modo de cemento.
La queratina se distribuye en forma de
tejas y es responsable de la permeabilidad y la flexibilidad de cada uno de los
cabellos. Sin embargo, como consecuencia tanto del envejecimiento capilar como
de otros factores (tratamientos químicos, radiación solar, tintes agresivos…)
la queratina capilar se debilita
, pierde parte de sus propiedades y, como
consecuencia, el cabello queda desprotegido y luce un aspecto opaco, reseco,
sin brillo y con puntas abiertas.

Uno
de los “ladrones” más típicos de la belleza y el buen estado capilar es el
hábito tabáquico. Además de efectos tan visibles como el
olor
a tabaco del pelo
o la pérdida de brillo y vitalidad que
el humo procedente de los cigarrillos produce en cualquier cabello, el tabaco produce una constricción y una
reducción de la circulación sanguínea, lo que a su vez supone un aporte menor
de oxígeno y otros nutrientes y, como consecuencia de ello, el nuevo cabello
que se forma en el folículo piloso nace débil y desvitalizado
.
 

También
atentan directamente contra la salud capilar muchas de las falsas creencias que
aún circulan sobre el cuidado del cabello: “el hecho de arrancar las canas
hace que salgan muchas más
”; “si te cortas las puntas el pelo crece
muchísimo más rápido”, “es malo lavarse el cabello muy a menudo”… Este tipo de inexactitudes están detrás de
muchos de los hábitos inadecuados que tienen como consecuencia la pérdida de la
salud capilar.
 

Y
en este objetivo de lucir un pelo sano y bonito, no hay que olvidar la
importancia que tiene
cómo
cepillar el cabello
. Algo tan fundamental como la elección
del peine o cepillo adecuado se pasa muchas veces por alto y no hay que olvidar
que cada tipo de cabello requiere un peine y una técnica distinta, que el
cabello mojado es más vulnerable y que, por tanto, hay que peinarlo con más
delicadeza o que no hay que abusar de determinadas técnicas de peinado como el
brushing.

Cuidados capilares
adecuados y unos hábitos de vida saludables: así de sencillas son las pautas a
seguir para lucir un pelo sano y, por tanto, bonito.

 

FOTO:
http://www.flickr.com/photos/helga/3737662943/

 

Compartir →