PeinadoEl estado del cabello, sus características (si es liso, rizado) y el tipo de tratamientos que se le hayan aplicado es lo que determina que se pueda lucir un pelo bonito o, por el contrario, que se trate de una melena que pide a gritos una reparación. Pero también hay que tener en cuenta otros factores como el corte, el estilo de peinado o gestos diarios como, por ejemplo, cómo cepillar el cabello.

Una de las técnicas de peinado que potencian que el cabello muestre “su mejor cara” son los recogidos, un clásico que siempre está de plena actualidad. La variedad de opciones es amplia: rizos más o menos definidos, trenzas, postizos, despuntados, contrastes de forma y de color… Tan sólo basta un poco de maña y algún que otro ejercicio de ensayo para convertir al recogido en el mejor aliado capilar.

Para conseguir un resultado favorecedor, el moño o recogido siempre debe hacerse sobre el pelo lavado y secado parcial o totalmente. La técnica para lucir un pelo recogido favorecedor y a la moda es muy sencilla: según el efecto deseado, se divide el pelo en distintas secciones y se le va dando la forma deseada, con la ayuda de los productos de styling, para conseguir que el cabello quede bien fijado.


Las personas que tienen el pelo con poco volumen a menudo creen que los moños y recogidos van a agravar este problema, cuando es todo lo contrario: un recogido bien trabajado es uno de los recursos que proporciona un mayor efecto “voluminizador” al pelo. La clave está en ahuecar bien las raíces, aplicando sobre ellas un producto con efecto volumen (hay “levantadores de raíces” específicos) y recurriendo a técnicas como el cardado.

Otra opción, especialmente indicada para los cabellos excesivamente finos, débiles y desvitalizados, es utilizar los postizos, un recurso útil, cómodo, versátil y que, además, ha vuelto al campo del estilismo capilar con toda su fuerza. De hecho, constituyen la herramienta perfecta para crear volúmenes y conseguir un efecto óptico de mayor densidad capilar. Hay postizos de distinto tipo, forma, color y sistema de sujeción, pero no hay que olvidar que se trata de una solución de quita y pon y, por tanto, temporal. Para los recogidos trenzados se pueden utilizar trenzas postizas que, intercaladas con el cabello natural, dan un toque moderno y atrevido al cabello.

Para quienes deseen disfrutar de un volumen capilar más duradero, hay soluciones como los Sistemas de Hair & Hair de Svenson, con los que se consigue un aumento de la cantidad de pelo mediante el entrelazado con el propio cabello, que queda fijado al pelo incorporado de una forma sencilla y natural. Esta técnica de entrelazado de Svenson, que permanece en el pelo el tiempo que se quiera, permite, además de añadir volumen, lucir distintos tipos de estilos y peinado.

Foto: Lianne Nichols

Compartir →