Junto con el otoño, la entrada en la primavera suele suponer un momento de alerta máxima para el cabello, ya que es una de las épocas del año en la que se produce la llamada caída de pelo  estacional. Pero además, la llegada del buen tiempo puede traer consigo otros problemas capilares. ¿La solución? Revitalizar el cabello, reparar estragos y prepararlo para la inminente llegada del verano.  

Tanto para prevenir la caída del pelo en primavera como para mejorar el aspecto del cabello, uno de los cuidados más recomendables en esta época del año respecto a la belleza capilar es la aplicación frecuente de masajes en el cuero cabelludo.  Tal y como explican los expertos, se trata de una técnica muy efectiva y sencilla de poner en práctica: basta con apoyar las yemas de los dedos en la cabeza y, presionando ligeramente, sin moverlas, hacer movimientos rotatorios, de forma que sea la piel del cuero cabelludo (y no las glándulas sebáceas que están debajo) la que se mueva. Este gesto, practicado a diario, no sólo constituye un excelente relajante sino que estimula la circulación sanguínea en esta zona, lo que asegura la correcta nutrición y oxigenación del cabello desde su origen.

También es importante, sobre todo de cara a poner el cabello a punto ante la inminente llegada del calor y el sol intenso (que actúan como auténticos “ladrones” de la belleza capilar), extremar los cuidados diarios. Así, por ejemplo, el uso de cepillos inadecuados, aunque no afecta de forma directa al bulbo capilar, sí que puede dañar la cutícula, haciendo que el aspecto del cabello sea menos saludable.

 Así mismo, hay muchas melenas que llegan a esta época del año luciendo un aspecto mustio y apagado, debido sobre todo a la falta de cuidados adecuados durante el invierno. En estos casos, para restaurar la belleza capilar y  devolver  al pelo la “alegría” perdida,  hay que buscar productos específicos, que aporten a la vez brillo, volumen y reparación. Lo mejor es decantarse por gamas completas dirigidas a cabellos castigados y que incluyan champú, acondicionadores y, sobre todo,  mascarillas. Los ingredientes más recomendados son los polímeros voluminizadores y activos filmogénicos que “engordan” cada cabello para que, en conjunto, la melena gane volumen y vitalidad; los  micro-aceites y ceramidas, para mejorar el aspecto de la cutícula;  y activos supernutritivos como el germen de trigo, aceite de almendras, lantoína y glicerina, especialmente recomendados para los cabellos más secos.

 Otro aspecto que hay que tener en cuenta al hablar del pelo en primavera es la nutrición: en una época del año proclive a “operaciones bikini” y otras estrategias de adelgazamiento, la pérdida de nutrientes es frecuente, lo que puede afectar directamente a la belleza capilar.

Aunque es normal que el pelo se caiga más en esta época del año, si esta caída es muy intensa, lo mejor es ponerse en manos de profesionales. En Svenson pueden ayudarte a distinguir distintos tipos de problemas capilares, para determinar si se trata de una caída estacional u otro tipo de pérdida. En cualquier caso, la alopecia es un problema para el que existen muchas soluciones específicas de Svenson para mujeres.

 

 

Compartir →