El cáncer de mama supone la primera causa de muerte
por cáncer entre la población femenina española y se estima que cada año entre 16.000
y 17.000 mujeres se ven afectadas por esta enfermedad. Afortunadamente, el
índice de supervivencia cada vez es más elevado, tanto por los efectos de las
numerosas campañas de concienciación sobre la importancia de la detección
precoz como por la eficacia de los medicamentos de última generación.

Pese
a su elevada prevalencia, los expertos coinciden en afirmar que es quizás el
tipo de tumor en el que más avances se han producido en los últimos tiempos.
Sin embargo, hay otra serie de circunstancias
vinculadas a este tipo de cáncer
, y más concretamente a
su tratamiento, que suponen un problema para las afectadas, tanto desde el
punto de vista estético como emocional. Los efectos de la quimioterapia, por
ejemplo, suponen para muchas mujeres un trago casi tan difícil de superar como
el de asumir la enfermedad en sí misma: las alteraciones en la piel, los
cambios metabólicos y, sobre todo, la caída del pelo (no sólo el de la cabeza,
sino también el de otras zonas visibles como las cejas y pestañas).
Aunque
esta caída es temporal, para la mayoría constituye la “cara visible” de la
enfermedad, con todo el componente emocional que ello implica.

Svenson
ofrece
soluciones especialmente pensadas para estas mujeres, entre las que destacan
sus pelucas para oncología,
elaboradas con cabello natural y realizadas sobre una base fina,
transparente y transpirable, que se ajusta perfectamente a la piel, con lo que
resultan muy cómodas y ofrecen un resultado muy satisfactorio
.

Además,
en los centros Svenson, las pacientes pueden encontrar un completo servicio de
asesoramiento personalizado sobre cuál es la mejor solución y el tipo de
peluca más adecuado en cada caso
para solucionar esta caída temporal del
cabello, consecuencia del tratamiento para la enfermedad. Los expertos de
Svenson ofrecen también una serie de consejos
específicos
para estas pacientes, dirigidos tanto a
aquellas que han perdido el cabello como a las que no han experimentado este
efecto secundario.

Con
ello se abre un amplio campo de posibilidades, ya que si bien son muchas las
que buscan entre la oferta de pelucas para oncología un modelo similar a su
cabello natural, para así mantener la imagen que lucen habitualmente, otras
aprovechan esta circunstancia para cambiar radicalmente de look y se deciden
por una peluca con un estilo distinto.

Afortunadamente,
el estigma que rodeaba a la enfermedad del cáncer en general y al cáncer de
mama en particular se ha ido diluyendo en la sociedad y a ello han contribuido
tanto los avaneces médicos, que han permitido que en un porcentaje muy elevado
de casos esta enfermedad se haya convertido en una dolencia crónica, como a
iniciativas como la Fundación
Svenson
, creada con el fin de mejorar la calidad de vida de
personas que, como las pacientes de cáncer de mama, han visto alterado su
aspecto físico, especialmente aquellas que se encuentran en una situación
desfavorecida,

 

Etiquetado con →  
Compartir →