En plena temporada de premios cinematográficos los focos se centran con igual intensidad tanto en los que elegidos que suben a recoger sus galardones como en la alfombra roja por la que desfilan las famosas. Y es que estos pocos metros de recorrido son determinantes en cuanto a las claves de estilismo que van a marcar la actualidad.  Como cada año, conocer de antemano cuál será la tendencia en peinados en los Oscar 2017 es una materia de especulación casi tan grande como la de conocer a los premiados en cada categoría. El “veredicto” hasta el momento, en función de lo visto en las otras entregas de premio en lo que llevamos de año, es una apuesta casi unánime por la naturalidad y un glamour que evoca a la época dorada hollywoodense pero “rebajado” a una mínima expresión.

Así, está claro que la tendencia triunfadora en cuanto a peinados ha sido la raya al lado, muy marcada, tanto con el pelo suelto, recogido detrás de la oreja, como con moños sencillos y en dos versiones de acabado: con ondas ligeras frontales o totalmente liso. Emma Stone, la gran triunfadora de la temporada por su papel en “La la land”, ha optado por este look en todas sus apariciones, al igual que Naomie Harris (nominada a mejor actriz de reparto por “Moonlight”) o Amy Adams, que suele apostar por este peinado para sacar partido a su pelirroja melena.

Otro estilismo por el que se han decantado las famosas ha sido la melena lisa o con ondas abiertas, ligeramente trabajada pero siempre con un efecto natural. El cambio de look que lució Penélope Cruz en los premios Bafta o el estilismo con el que ha acertado de pleno Viola Davis (que no para de recoger premios por su maravillosa interpretación en “Fences”) son el mejor ejemplo del triunfo de la melena corta.

En cuanto al color, la tendencia del peinado de las actrices de Hollywood también apunta a la naturalidad sin extravagancias y con una premisa clara: el brillo y un efecto luminoso por encima de todo. Los tonos de la temporada son los “nuevos rojizos” y sus derivados, como el ronze, una mezcla entre el pelirrojo y el marrón-bronce del que Emma Stone es la máxima exponente y con el que también se han animado otras estrellas del espectáculo como Rihanna o Eva Longoria.

Los recogidos siguen siendo un clásico inmune a modas y tendencias, pero este año se han reinventado, adoptando también esa “oda a la naturalidad” que ha impregnado a los estilismos. Las pelucas y postizos siguen siendo los mejores aliados para crear volúmenes y aportar estructura a los peinados, pero pasan prácticamente inadvertidos, consiguiendo un acabado muy natural. Frente a los volúmenes de otros años, los recogidos que se han paseado por las últimas red carpets han sido en su mayoría bajos y bastante sueltos. Sarah Jessica Parker fue de las pocas que se decantó por un postizo “en todo lo alto” y en forma de trenza (otra tendencia que se mantiene) como complemento a un estilismo muy favorecedor y con el que quiso rendir su particular homenaje a la Princesa Leia-Carrie Fisher en los Globos de Oro. Mención aparte merecen los recogidos “a su manera” de Meryl Streep y Winona Ryder: no se puede decir que sigan o marquen tendencia, pero son sin duda personales e intransferibles, como las dos actrices que los lucen.

 

Compartir →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *