La
falta de hidratación es uno de los principales problemas del cabello. Los tintes
de pelo
, el abuso de planchas y secadores, la
utilización de productos inadecuados y la acción de factores medioambientes
como el sol o el viento están detrás de la mayoría de los casos de pelo
sin brillo
y melenas encrespadas, sin vida y
debilitadas. Por suerte, desde hace un tiempo, una nueva generación de tratamientos
a base de queratina
ha venido “al rescate” de este tipo de situaciones
capilares.

La
queratina
es una proteína que se encuentra de forma natural
como parte constituyente del cabello (de hecho, representa el 90% de la
estructura capilar) y entre sus funciones está la de proporcionar al pelo
brillo, flexibilidad y soltura. Sin embargo, son pocas las cabelleras
privilegiadas que mantienen en buen estado esta proteína, ya que es muy
vulnerable a los malos hábitos y otras circunstancias que castigan el cabello
.
De ahí la importancia de los tratamientos de queratina, que “reproducen” de
forma cosmética esta proteína y la incorporan a los productos destinados al
cuidado capilar.

Es
el caso, por ejemplo, del champú
con queratina
que se puede encontrar en la tienda
Svenson, que repara la película protectora de la fibra capilar, restaura el
cabello lesionado y actúa como un perfecto “sellador” de las puntas abiertas
(esta zona del cabello es en la que es más evidente la pérdida de la proteína
natural)
. Como complemento, se debe utilizar la crema suavizante con
queratina, que, aplicada tras el lavado sobre el cabello húmedo, restaura la
función de barrera y repara los daños capilares, mejorando la resistencia a la
rotura.

Entre
las ventajas de los tratamientos de queratina destaca la rapidez con la que son
apreciables los resultados: propiedades como el brillo, la elasticidad y la
fuerza se recuperan en muy poco tiempo. Otro de sus beneficios es que, aunque
están especialmente recomendados para cabellos secos, muy castigados o con
tendencia al encrespamiento (en estos últimos, por cierto, los efectos son
espectaculares), los tratamientos de queratina se pueden aplicar en todo tipo
de pelo.

Así
mismo, este tipo de productos son los mejores aliados cuando se recurre a
técnicas como el brushing o el alisado con planchas. No sólo aseguran un
resultado final muy natural –pelo liso, pero con “cuerpo”- sino que constituyen
la mejor barrera para minimizar los efectos que las elevadas temperaturas que
caracterizan estas técnicas producen sobre la estructura capilar
. En el
caso de los cabellos muy porosos, los tratamientos con queratina aportan un
extra de hidratación a la cutícula, haciendo que ésta se “deshinche” y que, por
tanto, el cabello luzca más sano y, también, que se seque antes cuando se aplica
el secador.

Por
tanto, se trata de soluciones absolutamente recomendables y efectivas para
conseguir que los cabellos que necesitan reparación recuperen la vitalidad
perdida.

 

 

Compartir →