Las consecuencias parecen ser similares cuando de alopecia se trata, pero esto no es así. La caída del cabello está íntimamente relacionada con cuestiones genéticas, alimentación como también con particularidades de cada persona. Svenson te informa acerca del Efluvio Telógeno:
No es habitual escuchar este concepto en los distintos medios de comunicación, sin embargo este concepto tiene su origen en 1961 por Kligman. Este investigador llegó a la conclusión de que el aumento de la pérdida de cabello podía encontrar su explicación en una aceleración del ciclo capilar.


Es decir que la caída de los cabellos normales sigue a una evolución prematura de los folículos en la fase anágena hacia la fase telógena. De esta manera en un plazo de días o semanas la pérdida de cabello se hace evidente. Se trata de una respuesta folicular frente a diferentes causas como uso de fármacos, stress, experiencias traumáticas, desórdenes endocrinológicos y otros. Algunas causas pueden ser:

– Hormonales: desórdenes endocrinológicos, especial atención deben tener las mujeres embarazadas
– Alimentación: falta de vitaminas, minerales (hierro)
– Fiebre: alta temperatura debido a infecciones crónicas
– Radiación ultravioleta: exposición a radiación UV
– Consumo de Drogas: heparina, propanolol, exceso de vitamina A, entre otras.
– Stress excesivo
– Problemas de tiroides

Si bien este tipo de afección es temporal y puede tratarse, es importante recalcar que la caída de cabello por el efluvio télogeno es siempre difusa y nunca total. Este tipo de pérdida capilar puede durar desde 6 meses hasta varios años, sin tener en cuenta otros alicientes desencadenados.

Svenson recomienda contactar con un especialista ante pérdidas de cabello graves. Un equipo de profesionales podrá atender cada caso en particular y ofrecer el tratamiento indicado.

Etiquetado con →  
Compartir →