El
pelo
sin brillo
es uno de los problemas capilares más
frecuentes, algo lógico teniendo en cuenta la cantidad de factores que influyen
en el hecho de que el cabello pierda esta propiedad. Los tintes,
las permanentes, los desrizados, el abuso de planchas y secadores, la
exposición al sol sin las debidas precauciones son, entre otros, los
principales responsables de que las células o escamas superpuestas que componen
la cutícula capilar y que se distribuyen de forma superpuesta (a modo de tejas
de un tejado), alteren esta distribución y dejen de estar alineadas hasta
incluso desprenderse. Y esta es, en definitiva, la principal causa de la
pérdida de brillo en el pelo.

Una
de las estrategias más efectivas para recuperar el brillo perdido es incluir en
el ritual de cuidado del pelo el uso de suavizantes (cremas, bálsamos, acondicionadores), cuya principal
misión es la de reparar la cutícula capilar, ya que sus ingredientes activos
actúan directamente sobre las escamas, alisándolas, sellándolas y, en la medida
de lo posible, haciendo que vuelvan a la “normalidad”. Asimismo, estos
productos tienen un elevado contenido en aminoácidos, sustancias que el cabello
pierde como consecuencia de la acción de factores externos
. Pero hay más: su uso habitual fortalece el cabello
hasta en un 75 por ciento, equilibra el nivel de hidratación (que en algunas
melenas se encuentra al límite), restaura los aceites y reduce la electricidad
estática, con lo que “el retorno del brillo” está asegurado.

Uno de los ingredientes de última generación
relacionados con el pelo sin brillo es el ácido glicólico, una sustancia empleada desde hace mucho tiempo en el
ámbito de la cosmética facial y corporal y que ha demostrado una gran eficacia,
sobre todo en la lucha contra el envejecimiento. Poco a poco, el ácido
glicólico,
un alfahidroxiácido derivado de la caña
de azúcar, se está introduciendo en el mundo de la investigación de nuevos
productos destinados al cuidado del pelo, debido principalmente a sus efectos
beneficiosos sobre la estructura capilar, a la cual refuerza, evitando que se
rompa la estructura de la cutícula y minimizando el daño producido por los
principales factores implicados en la pérdida de brillo.

En vista de los resultados obtenidos en las investigaciones realizadas sobre
esta sustancia, todo apunta a que en poco tiempo el ácido glicólico formará
parte de la formulación de los productos capilares.

También
se ha relacionado con la recuperación del brillo capilar el champú
de caballo
, debido principalmente a la acción de
su principal componente, la biotina, una sustancia perteneciente al
grupo de vitaminas B que interviene en numerosos procesos del organismo entre
ellos, el mantenimiento de la salud del cabello, de las uñas y de la piel.

Independientemente
del tipo de productos que se utilicen para el cuidado del pelo y de los
ingredientes que éstos incluyan en su formulación, hay que tener muy claro que
todos los hábitos que redunden en una mejor salud capilar se van a traducir en
un aumento de brillo en el pelo.

En
la tienda on-line de Svenson está disponible el
champú
suave
, indicado para uso diario y recomendado
para cabellos teñidos o estropeados.

 

Compartir →