Para cuidar de nuestro pelo no todo recae en la alimentación aunque ésta sea de suma importancia, sino también en los hábitos diarios que cada uno de nosotros tenemos. Algunos de estos hábitos son sencillos y pasan inadvertidos pero sí favorecen la caída del pelo. Svenson rescata algunas prácticas de nuestra rutina que podrían suponer un gran cambio para la salud de nuestro cabello. 

Svenson comparte contigo una lista de hábitos:

Ninguno de nosotros duda a la hora de hacerse una cola de caballo, bien porque el pelo molesta o por razones estéticas. El uso de gomas de pelo y pinzas de presión en el pelo puede generar una caída del cabello identificada como "alopecia por tracción".

Otro hábito en nuestro día a día es el uso de elementos que aplican un calor excesivo sobre el cabello. Hacemos referencia a las planchas, el secador de pelo, los baños de crema con calor. El aire caliente supone un gran daño a nuestro pelo, ya que los folículos se debilitan y producen la caída del pelo.

El uso de técnicas y productos de belleza capilar también afecta al cabello con el riesgo de derivar en la caída de pelo. Aquí nos referimos a los tintes, la decoloración con amoníaco del pelo, los productos para permanentes y alisados. Aquí también entran los champús compuestos por productos abrasivos propios de cualquier detergente común.

A la hora de peinar el cabello también es importante el tipo de peine que utilizamos y cómo nos cepillamos. Los peines de dientes finos y juntos (cepillos duros) raspan el cuero cabelludo y arrancan de raíz los pelos activos provocando un debilitamiento del folículo piloso y la caída del cabello.

No hay duda de que tenemos que empezar a cuidar nuestro cabello. Si quieres conocer el estado actual de tu cabello, Svenson ha lanzado un test capilar para que conozcas las formas de dar salud a tu pelo y evitar la caída del pelo.

Etiquetado con →  
Compartir →