El cabello consta de varias partes diferenciadas. Básicamente un cabello se compone de un tallo piloso que nace desde la superficie del cuero cabelludo y la raíz y termina en el bulbo piloso que se asienta sobre una concentración de piel denominada folículo piloso a partir del cual crece el cabello como tal.

El crecimiento del cabello se debe al nacimiento y multiplicación de nuevas células en el folículo piloso que empujan y se desplazan al resto hacia arriba. A medida que estas células se separan del folículo piloso dejan de recibir nutrientes y forman una proteína dura llamada queratina.

El folículo piloso es la estructura cutánea más dinámica y activa del organismo. Dentro de cada folículo piloso existen glándulas sebáceas destinadas a la producción de sebo para lubricar la superficie del cabello. Esta lubricación y producción de sebo es continua.

Por eso, para la salud del cabello es fundamental cuidar el folículo piloso, ya que ésta es la base de crecimiento del cabello. En cambio cortarse el pelo, al contrario de lo que se cree, no es tan importante como cuidar la base, aunque ayuda a mantener el cabello bonito al sanear las puntas.

Etiquetado con →  
Compartir →