Según un ranking, entre todas las mujeres europeas, somos las españolas quiénes más usamos tintes para el cabello, y para ser sincera no me ha sorprendido leerlo. Conozco muchas mujeres a las que les encanta jugar con el color del pelo; durante el año pasan del rubio al caoba y después al negro, al igual que lo hacen algunas famosas como Britney Spears, Christina Aguilera y Shakira.

Las mujeres siempre hemos tenido y tendremos una relación muy estrecha y especial con el cabello. Muchas veces gracias a él, hemos logrado atraer miradas y ser el centro de atención; pero el lucir un pelo sano y brillante no es fácil, es necesario un gran cuidado.

Dependiendo del estado de ánimo, de la estación del año o de los consejos de amigas decidimos renovarnos y cambiar el color natural del pelo por el tono de moda, optando en la mayoría de casos por los tonos oscuros en invierno y por los claros en verano. Pero llevar el cabello teñido exige aún mucho más cuidado, ya que ha sido sometido a una serie de productos que lo debilitan. 

Muchas veces me he preguntado ¿Por qué tiño mi cabello? Y la respuesta siempre ha sido la misma: me veo mejor. A las mujeres nos gusta estar guapas, y si gastando algunos euros en un tinte se puede mejorar el color natural del pelo, tener unas bonitas mechas, cambiar el look, o acabar con las canas que empiezan a aparecer, lo haremos, ¿o no? 

El verano es enemigo del pelo, en especial si se lleva teñido, así que no hay que olvidar cuidarlo de los rayos solares y del mar; éstos pueden variar el tono que llevas. Hay muy buenos productos en el mercado que nos ayudarán a cuidarlo, como sprays de protección, mascarillas, y champús con filtro solar; pero lo más importante es no exponerse muchas horas al sol y acudir a un centro capilar especializado, si fuera necesario.

Etiquetado con →  
Compartir →