Dicen que cuando se trata de cuidar nuestro cabello todo vale, pero Svenson te recomienda que analices y investigues acerca de las consecuencias de cada tratamiento capilar o de belleza que sigas en pos de tener un pelo espectacular a la vez que sano.

Si hablamos de masajes capilares, nadie podrá evitar regocijarse de placer con la simple idea. Sentir cómo unas manos suaves nos acarician el cuero cabelludo hasta caer en un estado de somnolencia y relajación total. Lo cierto es que los masajes capilares no sólo nos relaja, sino que suponen un complemento para nuestros cuidados capilares. Los masajes en el cuero cabelludo produce un aumento del riego sanguíneo nutriendo a los folículos pilosos y ofreciéndoles las dosis justas de nutrientes y oxígeno. Esta fricción controlada, no enérgica, evita cualquier problema de caída de cabello.

¿Cómo se hacen los masajes capilares? Lo ideal es colocar la cabeza hacia delante, sobre las piernas y con las yemas de los dedos presionar suavemente de atrás hacia delante el cuero cabelludo. El movimiento de los masajes debe ser en forma circular. Verás que después de un tiempo sentirás tu cabeza caliente debido a la irrigación sanguínea en tu cuero cabelludo. 

Los masajes capilares favorecen a la circulación sanguínea del cuero cabelludo, lo que implica una mayor oxigenación del bulbo capilar evitando su debilitamiento y la caída de pelo. Svenson te recomienda que efectúes masajes como complemento a tus cuidados capilares habituales.

Compartir →