Los cambios constantes de look suponen una de las señas de identidad de actrices, cantantes y demás miembros del club del star system, y ello implica numerosas “metamorfosis” capilares en las que los postizos, las extensiones y los tintes para el pelo juegan un papel determinante. El resultado es la imagen cuidada y con frecuencia rompedora que estas mujeres lucen en los photocalls y alfombras rojas a los que asisten habitualmente.

Sin embargo, la frecuencia con la que tienen que recurrir a estas soluciones capilares tiene su “cara B” o “efecto secundario”, que se manifiesta en forma de un pelo débil, desvitalizado y, en definitiva, castigado. Así lo ha reconocido recientemente la actriz británica Keira Knightley en una entrevista concedida a la revista In Style: “Me he teñido el pelo de todos los colores imaginables para distintas películas. Al final, se me puso tan mal que, literalmente, se me empezó a caer”. Tal y como comentó en la misma entrevista, esta caída capilar se vio incrementada por el estrés al que se vió sometida en ciertos rodajes y por las alteraciones hormonales después del nacimiento de su hija.

La protagonista de “Orgullo y prejuicio” decidió entonces no someter a su pelo castigado a más agresiones y optó por utilizar pelucas cada vez que el guión le exigiera un cambio de look. Tras cinco años recurriendo a esta estrategia, la Knightley asegura que esta opción es “lo mejor que le podría haber pasado a mi cabello”.

No es la única famosa que ha optado por “blindar” a su melena de los embates a los que la someten los rodajes o las apariciones públicas. Las cantantes Rihanna, Beyoncé y Lady Gaga son de hecho famosas por sus pelucas. Por su parte, Gween Stefani, que habitualmente utiliza postizos y extensiones para dar cuerpo a su cabello, que es muy fino, recurre con frecuencia a pelucas completas de pelo natural para conseguir así un look capilar más abundante y voluminoso. Otra cantante, Taylor Swift, ha descubierto también los beneficios de no someter a su cabello a desgastes innecesarios y de vez en cuando luce una peluca de cabello natural que reproduce a la perfección su característico estilo de melena lisa con flequillo.

Todo ello indica que, tras muchos años en los que las decoloraciones y las extensiones formaban parte del “kit capilar” de las estrellas, ahora se impone la tendencia de compensar al cabello por las consecuencias del abuso de estos recursos, que van desde un cabello desvitalizado hasta un mayor riesgo de caída. Es el momento de los cuidados ultrarreparadores y de soluciones como las pelucas, un aderezo que ya no sólo no se oculta sino que alguna celebritie, como Kylie Jenner, ha adoptado como seña de identidad (la pequeña de las Kardashian tiene colgadas en Instagram fotos de todas y cada una de sus pelucas).

 

Compartir →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *