La actriz de “Love Actually”, “Orgullo y Prejuicio” o la saga de “Piratas del Caribe” es considerada una de las estrellas más glamurosas y chic del mundo del cine, siendo a menudo la “percha” que firmas como Chanel, Valentino o Dolce & Gabbana se disputan para que luzca sus creaciones en las distintas red carpets. Sin embargo, y en lo que a cuidado capilar se refiere, no todo es glamour en Keira Knightley. Tal y como ha confesado abiertamente, los distintos cambios de estilismo a los que ha tenido que someter a su cabello por exigencias del guion le han pasado factura en forma de una alopecia incipiente, lo que la ha obligado a recurrir al uso habitual de pelucas.

“He usado tintes para el pelo de todos los colores imaginables para hacer distintas películas. Se me puso el pelo tan mal que, literalmente, se me empezó a caer, así que desde hace cinco años uso peluca. Esta decisión ha sido lo mejor que le ha pasado a mi cabello”, declaró la actriz inglesa en una entrevista publicada en la revista In Touch.

Aunque la calidad de estos productos ha mejorado considerablemente y sus fórmulas cada vez contienen menos sustancias agresivas e incorporan otras que refuerzan la protección de la fibra capilar y aseguran que el color obtenido no se deteriore, lo cierto es que los excesos, abusos y mal uso de tintes son malos para el pelo, ya que agreden la estructura natural de la cutícula y pueden resecarlo en exceso, especialmente en zonas como las puntas. En el caso de las actrices, las características de los personajes que interpretan hacen que a menudo tengan que recurrir a la coloración capilar, incluso varias veces a la semana, de ahí que la opción de la peluca se presente como una de las más acertadas para conseguir el aspecto que necesitan ofrecer en la pantalla sin que sus cabellos paguen las consecuencias. “Nunca más me voy a someter a un cambio de look real por exigencias del guion; si tengo que modificar mi color, usaré siempre peluca”, ha dicho la actriz.

El caso de Keira Knightley no es el único en el mundo del espectáculo y son muchos los famosos con problemas en el pelo. A Lady Gaga, por ejemplo, el carácter camaleónico de su imagen afectó seriamente a su salud capilar, de ahí que sea otra artista que haya encontrado en las pelucas (en su caso, nada discretas, eso sí) la solución a sus problemas sin renunciar a esa imagen siempre rompedora que la caracteriza. Las cantantes Kate Perry y Rihanna son otras famosas que recurren a las pelucas cuando quieren “refrescar” su imagen. Beyoncé utiliza la misma estrategia para pasar de morena a rubia (y viceversa) de un día para otro y otros rostros populares como Britney Spears o Naomi Campbell no han dudado en utilizar pelucas para disimular sus problemas de alopecia.

Compartir →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *