Es sin duda el tratamiento de moda para asegurar la salud y el buen estado del cabello y la respuesta a todos los que se preguntan cómo alisar el pelo sin recurrir a técnicas tan agresivas como el desrizado.  La queratina o keratina ha pasado a formar parte de la oferta de tratamientos reparadores de peluquerías y centros especializados en el cuidado capilar. Pero, ¿en qué consiste exactamente el tratamiento con queratina?

Básicamente, se trata de devolver al cabello una proteína, la keratina, que se encuentra en él de forma natural y que representa el 90 por ciento de la estructura capilar. Como consecuencia de la acción de un buen número de factores –uso de tintes, alisamientos, decoloraciones, exposición al sol y otros elementos atmosféricos…- esta proteína natural se va perdiendo dando lugar a un cabello sensibilizado, desvitalizado, sin brillo y con tendencia al encrespamiento.

En sus tratamientos, Svenson emplea queratina pura y está enriquecida con células madre vegetales activas que penetran en la cutícula capilar gracias a la acción del calor producido por unas planchas específicas.

El tratamiento con queratina consta de varias fases que se inician con un diagnóstico del estado del cabello, con el objetivo de determinar la cantidad de calor que se le puede aplicar. Posteriormente, el cabello se lava con un champú específico (es muy importante eliminar cualquier residuo que pueda dificultar la penetración de la keratina en la cutícula) y después de secarlo y dividirlo en secciones, se procede a la aplicación de la keratina en raíz (a  medio centímetro si se quiere evitar la eliminación total del volumen), medios y puntas. Tras esperar unos 20 minutos, se peina todo el cabello, para asegurar la correcta distribución del producto, y se aplica el secador primero y la plancha después.

La keratina tiene que permanecer en el cabello tres días, durante los cuales no se puede lavar el cabello y tampoco peinarlo o recogerlos con gomas u horquillas. Cuanto menos se manipule el pelo tratado durante estas 72 horas, mejor será el resultado final. Pasado este tiempo, hay que volver a acudir a la peluquería o centro especializado para terminar el tratamiento con queratina con el lavado del cabello, la aplicación de productos específicos termoactivos  y el secado, aplicando calor.

El resultado es inmediato y se refleja básicamente en una mejora espectacular del estado del cabello, ya que proporciona una reparación capilar completa. Y es que este tratamiento va mucho más allá del simple objetivo de alisar con queratina ya que, más que eliminar totalmente el rizo, lo que consigue es controlar el fosco del pelo, evitando el encrespamiento; eliminar el volumen exagerado; devolver el brillo y la vitalidad a los cabellos más deteriorados y aportar cuerpo a los más débiles.

 Los resultados se mantienen entre tres y cinco meses. El tratamiento con queratina se puede realizar sobre todo tipo de cabellos, teñidos y permanentados incluidos, y tan solo está contraindicado en embarazadas y personas con problemas de piel.

 

 

Compartir →